AGUIRRE-WRATH-OF-GOD-Klaus-Kinski

Aguirre: La Ira de Dios (1972)

Aguirre: La Ira de Dios (1972)

Werner Herzog.

Alemania, Perú & México.

Posterior a la caída del imperio incaico, una caravana de conquistadores españoles y esclavos indígenas atraviesa los Andes en busca de un nuevo objetivo: apoderarse del legendario reino de El Dorado, inmerso en las profundidades del Amazonas.

Después de superar a duras penas un sinnúmero de contratiempos, la comitiva encabezada por Gonzalo Pizarro decide crear un grupo de exploración compuesta por cuarenta hombres con el fin de reconocer el terreno y encontrar la ubicación exacta del reino. Sin embargo, las adversidades y malas decisiones tomadas por el alto mando, Pedro de Ursúa, desatan una rebelión dentro del mismo grupo, comandada por el conquistador Lope de Aguirre.

El deseo como la brújula que guía nuestro camino a través de la tempestad. Marcada por altos y bajos propios de una aventura hacia un destino oscuro pero a su vez prometedor.

La luz de nuestros sueños nos observa desde el horizonte, ubicada en la cima de un faro que apenas podemos apreciar con calma.

Una vez que la vemos, no podemos dejar de pensar en ella.

El deseo nos descontrola y alzamos las velas para que el soplo de nuestra suerte nos guíe hasta ese punto del mapa.

No importa la tormenta, ni los rayos y centellas. El deseo de avanzar hacia un destino es más fuerte. Incluso si aquel faro solo se ha manifestado más allá de las olas gracias a la fatiga de nuestra mente.

···

Werner Herzog, con treinta años de edad, junto a un minúsculo equipo de producción y un presupuesto precario, nos sumerge en un drama épico dominado por la ambición y la codicia, fuertemente contrastadas con la belleza e imponencia de la Amazonía peruana retratada en la película.

El deseo irrefrenable por abarcar territorio y acumular la mayor cantidad de oro posible ciega a los conquistadores frente a lo evidente.

Lope de Aguirre, interpretado por Klaus Kinski, manifiesta los límites de la resistencia y la cordura avasallada por un escenario hostil, capaz de abatir cualquier tipo de pronóstico positivo frente a la faena propuesta por el grupo.

Herzog explora la naturaleza humana poniendo al extremo de sus capacidades a cada uno de sus personajes. Este patrón no es puramente propio de Aguirre: La Ira de Dios. Sino, también, es recurrente en gran parte de sus obras (Cobra Verde [1987], Fitzcarraldo [1982], Nosferatu: Phantom Der Nacht [1979], entre otras). Este resulta ser un recurso y un método efectivo para dejar en manifiesto las reales virtudes y debilidades del ser humano.

Por Hallerjack.

No hay comentarios