SW

Star Wars – Trilogía Original

Star Wars (1977)

George Lucas

El destino quiso que Luke Skywalker, un joven granjero del remoto planeta Tatooine, se encontrara con los androides R2-D2 y C-3PO mientras escapaban del Imperio Galáctico. Los robots, que fueron enviados por la Princesa Leia y que ha sido capturada por el malvado Darth Vader, se encuentran en una misión vital para asegurar la permanencia de la Alianza Rebelde en su lucha contra el Imperio: llevan los planos de la Estrella de la Muerte, una estación espacial con el poder para destruir planetas enteros. Así, y con la ayuda de Han Solo, Chewbacca y Obi-wan Kenobi, un viejo maestro Jedi, Luke y los robots se embarcarán en una odisea espacial para entregar los planos a tiempo, rescatar a la princesa cautiva y restaurar la paz y la justicia en toda la galaxia.

El Imperio contraataca (1980)

Irvin Kershner

Aunque la Estrella de la Muerte ha sido destruida, el Imperio Galáctico y sus tropas han perseguido a los rebeldes por toda la galaxia, obligándoles a huir de sus bases y permanecer ocultos. Mientras tanto, Luke, enviado por Obi-Wan, va en busca del maestro Yoda, para continuar su entrenamiento y convertirse finalmente en un Caballero Jedi. Por otra parte, Han, Chewie, Leia y los androides han sido capturados por Darth Vader y sus fuerzas imperiales, a la espera de que aparezca el joven Skywalker. Luke, al percatarse del peligro que corren sus amigos, va a rescatarlos, sin saber que le espera una trampa y una verdad que cambiará su vida para siempre.

El regreso del Jedi (1983)

Richard Marquand

Luke, quien ya se ha convertido en un caballero Jedi, vuelve a su planeta natal en un intento por salvar a Han Solo y a sus amigos de las garras del temible Jabba el Hutt. Una vez reunidos, vuelven a las filas de la Alianza Rebelde con el propósito de prepararse para una última batalla contra el Imperio, pero esta vez, Luke tiene también una misión personal: después de enterarse que Vader es su padre, lo enfrentará con la esperanza de traerlo de vuelta al lado luminoso y salvarlo de la influencia del malvado Emperador Palpatine.

Star Wars – Trilogía Original

Ya lo hemos dicho: todo viaje exterior es también una vuelta por nuestro mundo interno. No hay camino que no nos lleve a descubrir algo sobre nosotros mismos. Así, de la misma forma, un joven Luke Skywalker se lanza en una odisea espacial, iniciando su travesía como un muchacho impulsivo y soñador, que ansía aventuras y recorrer el universo, para encontrarse con más de una verdad que cambiará su vida, y con uno que otro maestro de los que aprenderá cosas tan importantes como la bondad, el perdón, la confianza en sí mismo, y por sobre todo, la paciencia.

Y es que ese es el camino de la Fuerza. El camino de la luz, de la energía que nos rodea, que nos traspasa y nos une. No se trata tanto de ver para creer: la esencia misma de la vida y su belleza se muestran ante los ojos que no juzgan y que solo observan. Esa energía que no vemos, no comprendemos, pero que está y es capaz de lograr lo imposible, lo maravilloso. ¿Dios? ¿El universo? ¿Qué más da el nombre?. Entender, también, que somos parte, la misma materia prima nos forma, nos permite ser. Somos lo imposible y lo improbable. Creer. Confiar. Entregarse. Y para todo ello, la paciencia otra vez: alcanzar la luz no es una tarea fácil.

Aprender también a aceptar el sitio que nos tocó, y desde allí hacer nuestra parte. Por algo estamos donde estamos. Y entre todos los lugares posibles, la familia es el primero. ¿Qué es Star Wars sino la historia de tantos padres, hijos e hijas? ¿Quién no se ha encontrado con verdades terribles y momentos de dolor? Todos tenemos un Darth Vader a quien enfrentar. Pero no se trata de atacar desde la rabia y el dolor (un Jedi solo utiliza la Fuerza para defenderse), sino de comprender y ayudar. La empatía. No todo conflicto es violencia: “debes desaprender lo que has aprendido”. Perdonar, pues tenemos hasta nuestro último suspiro para redimirnos. Cortar el ciclo del mal y luchar, pero por amor, tal como hizo Luke: por el más puro y profundo amor.

Y a propósito de luchar, nunca rendirse ante la injusticia. Cada uno sabe de qué manera puede ayudar para hacer del mundo (o de la galaxia) un lugar mejor. Muchas veces hay que dejar cosas en el camino, pero la recompensa lo es todo: la libertad, la paz y la justicia. Renunciar a la normalidad lo vale cuando ella se trata del sufrimiento propio o ajeno. Nunca aceptar simplemente porque nos dijeron que la vida es así. Nuevamente desaprender. Por un bien mayor, por una vida más plena. Todos y todas sabemos cuál es el Imperio al que debemos hacer frente, sea en un lugar lejano de un tiempo remoto o el día de mañana en nuestras calles, sea para evitar que destruyan un planeta o para recuperar la dignidad y los sueños que nos quitaron.

Una película sobre el destino y el azar. La casualidad y la causalidad. Los encuentros inesperados. La amistad y el compañerismo. Sobre la lucha por la libertad y la resistencia. Los ideales antes que una recompensa, la colectividad antes que el individuo. La compasión antes que la ira y la venganza. La experiencia y la sabiduría. Volver a lo esencial. La vida. El equilibrio. El bien y el mal. La bondad que persiste a pesar del dolor y el sufrimiento. El miedo, el odio y el amor. Siempre el amor. Eso es Star Wars: una historia de amor. Por todo aquello por lo que vale la pena luchar y defender: la revolución es un acto de amor. Por todas las personas que nos encontramos. Por las que se quedan y por las que nunca regresan. Por la familia y los amigos. Amor también por quienes se equivocan. Amar a pesar de las faltas y las heridas. El perdón. La compasión. Amor por el amor mismo, que todo lo puede y todo lo cura. Y amar porque ese es el camino, porque es una fuerza universal y porque su poder es innegable. Porque al final de todo, cuando ya no queda nada, cuando la vida se va y el tiempo se nos acaba, es lo único que todavía nos puede salvar.

Que la Fuerza les acompañe.

Por David Millán.

(La versión de la trilogía que compartimos en este artículo corresponde a la Despecialized Edition. A finales de los 90, George Lucas reeditó las películas, mejorando la calidad de imagen y sonido, y modificando algunas escenas y diálogos. Sin embargo, también agregó algunos detalles que generaron rechazo entre la crítica y los fanáticos. Así es como un grupo de fans decidió rescatar las películas tal como eran en sus inicios, manteniendo esta vez los avances de efectos visuales y de sonido, pero quitando los nuevos elementos que generaron rechazo en el público general, creando una versión mejorada de las películas estrenadas, respectivamente, los años 1977, 1980 y 1983. Sin embargo, esta versión no ha sido aceptada por la franquicia ni se distribuye a través de los canales oficiales, pero la compartimos por su fidelidad a la historia original, y por ser un intento de rescatar la importancia cinematográfica, cultural e histórica de la trilogía).

No hay comentarios